martes, 8 de junio de 2010

Discriminación en Vivaaerobus

El reportero es reportero las 24 horas. Kapuscinski lo deja claro en su libro “este oficio no es para los cínicos” y siempre he creído eso. En fin de semana incluso durante las vacaciones, todo el tiempo el reportero sigue trabajando. Que no publique durante esos días no significa que su pensamiento está aislado y bloqueado para buscar historias.

De lunes a viernes reporteo, cubro asignaciones y temas especiales pero los fines de semana también hago entrevistas e investigo. Cinco días son insuficientes así que utilizo los dos días restantes. No dudo en reportear Sábados y Domingos. Mi familia, mis hermanos, mi pareja y mis padres me conocen. Los domingos mi abuelo hasta de broma me pide una fotografía en gran formato para no olvidarse de mi cara.

A finales de Mayo llegó a Radio UdG la llamada de Samuel Rizo quien contó lo que había vivido la abuela de su novia y pidió que me comunicara con él. Le llamé y antes de presentarme me dijo “Priscila”. Me quedé callada, sorprendida de que alguien ubicara mi voz. Entendí el impacto de la radio. Con nuestro trabajo nos convertimos en un integrante más de la familia.

Samuel me contó el acto de discriminación aérea que vivió la abuela de su novia, él conocía el caso Alejandro Anguiano, un abogado ciego a quien personal de la aerolínea colombiana Avianca le impidió subir al avión. Luego de 8 meses la aerolínea pagó el daño causado y recibió capacitación para atender a los clientes con discapacidad que tienen derecho a viajar en avión.

El sábado acudí a entrevistar a Doña Isabel Zuñiga, Marina Magos y a su hijo Paulino Magos. Para ellos era día familiar, en el asador reposaba trozos de carne y quesadillas con chorizo frito. Samuel me aclaró antes de la entrevista “es hora de comer”. Sentí pena al principio pero después acepté porque aunque para mí no era día de descanso para ellos sí. Siempre he creído que para un buen proceso de empatía no hay que negarse a comer así que disfruté de unos buenos pedazos de arrachera, guacamole y quesadillas; después era momento de conocer la historia:

La señora Isabel Zuñiga quien hace dos años se fracturó su cadera y usa silla de ruedas, estaba por abordar el avión junto con su hija Marina Magos, a las dos les dijeron que no podían subirse al avión de Vivaaerobus.

Le daré seguimiento a este caso de discriminación aérea y te mantendré al tanto de lo que ocurra. Aquí puedes escuchar la primera entrega. Da click y listo.



Si te interesa escuchar la segunda parte del caso, en la que narro que la Procuraduría Federal del Consumidor en otros momentos había multado a la aerolínea Vivaaerobus y que el hijo de Doña Isabel, Paulino Magos ya presentó su queja correspondiente, da Click aquí y escucha la segunda parte de este reportaje.


4 comentarios:

Edna dijo...

andales, cucarachos rastreros de estos empresarios... oie, me gusta mucho la mancuerna PP (Pablo - Priscila) a la hora de producir, tiene su ondita...

Felipe Castro Zamarripa dijo...

inspirador

altea gomez dijo...

por atinada recomendación de zorro, descubro, feliz, q existes y escribes y me sonrojo por no haberlo sabido antes! un saludo

Zorro dijo...

Que te puedo decir Pris, se me agotan ya las palabras. Gracias por esas entregas. Chido ver que pasa por acá Altea =D

Abrazos a las dos ;)

Publicar un comentario