domingo, 9 de mayo de 2010

Me resisto a morir.

En el último año leo y escucho en diferentes foros la urgencia de que los periodistas debemos de utilizar las redes sociales porque de lo contrario moriremos. A mí me da miedo morir tan joven y con tantas cosas por hacer y ganas de hacerlas, que prefiero buscar una especie de fuente de la juventud. Todo indica que ingresar a las redes sociales y abrir un blog es una manera de seguir viva como reportera, aunque yo le agregaría que se necesita pasión y mucha vocación para continuar en esto.

La espinita de abrir un blog la tenía desde hace tiempo. A veces, uno sabe que tiene que hacer algo y no lo hace por desidia o acumulación de trabajo, pero llega el momento y este es el día. Esta es la primera entrada a un blog que pretende ser una mirada incluyente de la información.

Aquí quiero contarte de manera más directa lo que hago, lo que escribo e investigo. Este será un blog para conocer qué piensas sobre los temas que abordo, qué te preocupa, qué sugieres o aquellos puntos que consideras debería incluir en las investigaciones que realizo.

Con eso de que los especialistas y analistas aseguran que si un periodista no usa las redes sociales está condenado a la muerte paulatina, decidí integrar la tecnología completamente al ejercicio reporteril. El primer ejemplo me ocurrió cuando entrevisté vía Facebook a Conrand Sayleri, un haitiano que vive en Guadalajara, su hermano le envío una carta a través de la Cruz Roja para decirle que había sobrevivido al terremoto. Intenté buscar a Conrad para entrevistarlo de diferentes maneras, llamé por teléfono y busqué su celular pero me fue imposible. Se me ocurrió teclear su nombre en el Facebook y después de que aceptó mi amistad, lo entrevisté en el caralibro vía chat.

Es cierto, como reporteros podemos contar muchas malas noticias, llenar los espacios de información que deja el hígado sangrando y la cabeza ardiendo de rabia, pero también es necesario mirar esos esfuerzos que hacen ciudadanos para buscar que el país cambie, aunque sean para muchos acciones mínimas, son historias que merecen ser contadas que son “la Otra Nota”. Bienvenido a este Blog. 




4 comentarios:

Zorro dijo...

Pris bienvenida a la Blogósfera !!!

Me encanta esta primer entrada, también repudio a los malos conductores que no respetan el paso peatonal. Cuando veo que alguno falta a la ley, volteo con el conductor o conductora y les pongo cara de malo, de repudio. Jajajajaja

Me encantan tus notas, son la onda... Se te extraña en La Gaceta ehh !!!

Muchos abrazos. =D

Gricelda Torres Zambrano dijo...

No podía esperar otra cosa de ti que un comienzo extraordinario. Este blog llamado La otra nota le permitirá a la gente conocerte todavía más y admirar tu trabajo y profesionalismo. Por fortuna, yo te conozco y me siento muy orgullosa de ti. Me entusiasma ver tus proyectos, me emocionan tus historias, aprendo de tus ganas de comerte al mundo. Resístete siempre a morir Priscila, porque el periodismo necesita a gente como tu para seguir vivo. Muchas felicidades, un fuerte abrazo, sobre todo por lo que haces en favor de la gente que a estas alturas, todavía es invisible.

Paulo dijo...

Gracias prima… gracias por permitirnos poder seguirte utilizando ese paréntesis en el tiempo y espacio que nos dan las nuevas tecnologías de la información para poder estar en contacto.

Varios nos resistimos a utilizar de forma habitual las redes sociales virtuales, quizá por un raro sentimiento romántico que nos hace seguir apegándonos a lo corpóreo, a ver a los ojos cuando nos comunicamos, para así poder en realidad conversar. Pero hay gente que si tiene que escribir en el hiperespacio, más que por necesidad por compromiso, personas que deben de dejar huella haciendo lo que sabe hacer bien, contar historias que reflejen realidades que de otra forma ignoraríamos, y tú indudablemente eres una de ellas.

Así que gracias prima… gracias por describir, criticar y transformar, pero sobre todo gracias por asociar personas, ideas e ideales en la lejanía, pues si no es juntos (aún estando a kilómetros de distancia) no podremos girar, por lo menos un poco, la lógica de este planeta.

PD. ¿Para cuándo lo del caldo de pescado? :D

Jorge Vimbela dijo...

Definitivamente...se que no moriras, la evidencia tangible... ésta nota, la otra nota, todo lo que anotas, lo frúctifero del esfuerzo y de la perseverancia, se traslada a el espacio eterno, a la energía que no muere. se eleva, deja pistas,pero desaparecera, como el espíritu, que en los anhelos mas elevados de los seres humanos,trascenderá para mi, para aquél, para todos los conectados, despues de ti y contigo.en este tiempo, en esta nota...

Publicar un comentario